sábado, 28 de diciembre de 2013

Si sigo haciendo la verdad, un precipicio espera.-


Quiero un amor de verdad en el que las cosas feas terminen en un abrazo y un beso, no en un golpe y un adiós.
Mis realidades siempre fueron duras, a mi manera.
¿Cuántas veces me pasó lo mismo?
Y sigo sin aprender...
Tendré que convivir de esta manera y aprender a hacer que este infierno sea mi paraíso.
Tendré que aprender a hacer que cada una de las heridas que marcan mi cuerpo, sean más que solo ua tortura.
Convivir
¿Por qué la convivencia cuesta tanto?
Mientras lo averiguo, espero poder pasar algún par de narcóticos por mi garganta, esta deje de cerrarse en forma de nudo, y la presión en el pecho desaparezca de todo, mientras voy a otra realidad mejor.
Quizás la de los sueños.
Quizás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario